^Volver arriba


No niego que hace tiempo deseaba hablar sobre lo que de verdad está ocurriendo en el mundo de los videojuegos, sobre ese amarillismo barato y la defensa de una generación mediocre de videoconsolas. Además, amigos y gente de mi entorno me han preguntado varias veces por qué no lo hago y por qué no me curro un canal de YouTube "en condiciones" en donde aparezca yo despotricando sobre estos temas y forme parte del, ahora tan de moda, "salseo" que inunda la red.

Alguna que otra vez se me ha pasado por la cabeza -para qué negarlo- pero casi cuatro décadas en este mundillo dan que pensar y, aunque soy y siempre seré un jugador más, cuando intentas hablarle a la gente sobre lo único que sabes en esta vida, sobre algo que te ha acompañado siempre y no ha cambiado desde tu más tierna infancia, te das cuenta de que, si quieres hacerlo, tienes que seguir siendo lo que eres, seguir siendo tú mismo y otro jugador más o corres el riesgo de convertirte en aquello que quieres denunciar. Voy pues a intentar explicaros por qué hago las cosas como las hago.


¿Por qué escribo en vez de hacer vídeos?
Desde bien pequeñito me he sentido atraído por la palabra escrita. Devoraba las historias de Mortadelo y Filemón o Superlópez y me fascinaba esa habilidad que tenían sus creadores para escribir una frase rompedora en una viñeta que te hacía entender en seguida la situación y partirte de risa. Me deleitaba con las aventuras de Momo o de Bastian en La Historia Interminable, asombrándome de cómo se le podía contar tanto a un niño como era yo con un lenguaje tan simple y directo.
Eso me animó a crear mis propias historias sobre aventuras increíbles que vivíamos mis compañeros de colegio y yo. Mis profesores de lengua me dejaban leerlas en clase e incluso tuvieron cierto éxito porque todos querían aparecer en ellas. Agradezco un montón que, siendo tan pequeño, me alentasen tanto en aquellos momentos, sobre todo los demás niños, que incluso me preguntaban si iba hacer más historias y se quejaban porque querían aparecer más en ellas.

Cuando -por fín- me leí el Quijote, entendí perfectamente por qué nunca tendrá éxito algo visual sobre él y por qué nunca nadie fuera de España le dará el valor que, por ejemplo, se le da a Shakespeare. Es el poder de la palabra pura y dura en nuestro idioma. Sólo un español entiende, se ríe y se emociona de verdad cuando ve hablar al ingenioso hidalgo. Hay frases describiendo lo que se le pasa por la cabeza en algunos momentos que sólo tienen sentido y gracia si eres español. Entendí, por tanto, por qué es nuestra obra cumbre y el poder que tiene -en castellano- la famosa novela.

Pero volviendo al mundo del videojuego (que me disperso), las revistas de aquel momento tenían ese poder que, por ejemplo, tenían Mortadelo y Filemón. Te ponían una foto del juego y una frase a su pie que te destrozaba y te hacía pensar que tú sólo habías venido a este mundo para jugar a ese juego. Era otra época, no hay duda. Tal era su fuerza que me hizo imitar a aquella prensa recortando fotos, pegándolas en folios y haciendo mis propias "publicaciones" con mis descripciones personales y mis vivencias sobre esos juegos.

Siendo ya adulto y ya al principio de la era de Internet -a mediados de los años 90- me dí cuenta de que, una vez más, parecía tener más fuerza lo que la gente leía de mí en foros y chats que lo que escuchaba con mi cansina voz (que incluso me cansa hasta a mí, la verdad) en los chats de voz. En resumen, aparte de que yo me siento más cómodo con la palabra escrita, parece que las personas que se interesan por lo que digo también. Además, me parece una buena forma de acceder al usuario pues éste no siempre puede reproducir un vídeo, siendo más sencillo que sí pueda acceder a un texto desde el trabajo o un dispositivo móvil.

Tal vez en el futuro me plantee hacer los llamados Let's Play, crear vídeo-anáisis con mis opiniones ya escritas o incluir comentarios en los gameplays pero, de momento, creo que lo importante para los jugadores es ver cómo son los juegos, jugados de forma normal y sin cosas que puedan distraernos de ellos para que podáis centraros en si os interesan o no. Ya veremos más adelante, que la vida da muchas vueltas.


¿Por qué centrarse en el PC si lo que vende son las consolas?
Ahora hay mucho "gurú" en internet y YouTube que te cuentan las verdades a medias y lo que les interesa. Me explico.

Como ahora están tan de moda las consolas, hay que hablar sobre ellas y sólo sobre ellas. Da igual que en Europa arrasasen los ordenadores de 8 bits, que fueses a El Corte Inglés, a la extinta Galerías Preciados o a Mail Soft y no hubiese ni un puñetero juego que no fuese de Spectrum, Amstrad o MSX. Da igual que el Prince of Persia apareciese en CPC (para muchos el juego empieza en Las Arenas del Tiempo) o que el Metal Gear se crease en MSX (¿Cómo? ¿Que no apareció exclusivo en Playstation?). Da igual también que el ZX Spectrum tuviese al final de su vida más de diez mil juegos, que es más de lo que tiene cualquier generación -o incluso varias- de consola. Por no hablar del asombroso boom de los PC a principios de los noventa, que arrasaron literalmente en el mercado ofreciéndonos una ingente cantidad de títulos y de pioneras e inolvidables innovaciones que ni de lejos se vió en otras plataformas hasta prácticamente la aparición de la Playstation. Como las consolas están de moda, estos pocos usuarios que sí tuvieron una Nintento NES (y no la critico, ojo, que fue cojonuda) han visto la luz y parece que ahora son los iluminados de Dios cuando nos cuentan sus andanzas a principios de los 90 mientras nos ponen sus vídeos jugando al puto Battlefield. Y no quieren hablar de los ordenadores de ocho bits porque, fundamentalmente, no los han conocido. Y aunque podrían documentarse mucho sobre ello para comentarlo, parece que se sienteran incómodos con un fenómeno que en su momento superó por mucho a lo que ellos vivieron. 
coleccion zxY diréis "pues coño, Luisen, reivindica aquello". Es inútil. La gente oye lo que quiere oir y se identifica con lo que le interesa para, como siempre, creerse que forma parte de algo.
Si una persona ha conocido algo en una etapa importante de su vida, para esa persona no habrá nada antes. Por mucho que le digas o cuentes para él la revolución será "eso" y ya está. Y si "eso" además concuerda con la "revolución" de otros, ya ni hablamos. Una prueba evidente fue el Final Fantasy VII. Cuesta bastante convencer a sus jugadores de que, antes que eso, hubo otros juegos de rol (y bastante mejores, por cierto). Y no hablemos ya del World of Warcraft. La inmensa mayoría de sus jugadores creen que los MMORPGs nacieron con ese juego.

Lo que me queda, por tanto, es contar estas anécdotas desde el recuerdo y la nostalgia. Quien no quiera leerlas, bien pero, quien quiera hacerlo y recordarlas conmigo bienvenido sea y espero que se emocione de igual modo con ellas como hago yo. Sinceramente, ha llegado un momento en el que hago todo esto para mí mismo, para poder recordar cuando llegue el día que en que ya no pueda hacerlo.


Entonces, ¿no vas a criticar el panorama actual de las consolas?
Vamos a ver, no es que me desmotive y deje de lado la actualidad de los videojuegos en favor de lo que a mí me interesa, no.

Lo que ocurre, por un lado, es que adoro los videojuegos. Cuando me he metido de lleno en su mundo "profesional" (ejem) y en sus noticias me he dado cuenta de la tremenda podredumbre que hay y que, si me pongo a contar todo eso, al final acabaré odiando todo cuanto amo y no quiero, me niego, paso.

Por otro lado siempre he sido jugador de ordenador. He tenido varias consolas, cierto, pero mi prioridad fue el Amstrad CPC y después el PC. Tengo que hablar, por tanto, de lo que sé y he vivido. Y si nos ponemos gallitos entonces diría que mi plataforma, el PC, está sufriendo cierta marginación porque, naturalmente, los usuarios y defensores de las consolas no quieren hablar de él para no quedar en evidencia.

Eso sin contar algo que llevo tiempo queriendo soltar y es el "éxito" que ahora tienen las videoconsolas. Resulta que le venden a los usuarios un producto mediocre por cuatrocientos euros, un producto que -en teoría- va a cambiar el mundo del videojuego y el cual, a pesar de no tener ni un título decente, sus comprometidos jugadores van a defenderlo con toda su alma animando a que el resto de humanos también lo compremos. Coño, es perfecto. Teniendo a esos inteligentes jugadores ¿para qué narices voy a programar juegos si puedo vender sólo la consola? Y aún así, cuando deciden sacar un juego ¡lo venden un 40% más caro de lo normal y encima se lo compran sin dudar! ¡Y también el pase de tamporada! Seguro que si pongo a la venta un trozo de madera y digo que puede ejecutar juegos a 1080p no sólo me haría rico, sino que además tendría defensores a muerte de mi esperpento.

Sé que suena duro y con esto ya entraré totalmente en la lista negra de algunos pero... darse cuenta de que algunos jugadores son tan imbéciles como para comprarse y defender a capa y espada un producto que ni siquiera les proporciona juegos para jugar o a una compañía que ni les atiende ¡es muy fuerte! ¿Pero qué coño nos está pasando?
idiota pc
Esto es algo que saben las compañías y saben las revistas. Es absolutamente ridículo ver como la "prensa especializada" publicita mentiras y sus foros rebosan actividad de usuarios defendiendo esos engaños y provocando la vergüenza ajena a los que hablamos el mismo idioma (o lo entendemos en algunos casos) mientras nos demuestran el auténtico nivel cultural que tenemos. He colaborado en una revista de videojuegos importante y conocida de nuestro país, sé cómo y por qué se mueve ahora esta prensa y da igual, mientras les pague quien les tenga que pagar y haya usuarios convencidos de que su trozo de madera es cojonudo, por mucho que denuncies sus actividades seguirán engañándonos.
Además, creo que ya hay, por ejemplo, algunos youtubers serios como el ecuatoriano Qenk que, además de informar, denuncian estas actividades bastante mejor de lo que lo podría hacer yo.

Yo no reniego de las consolas. De hecho creo que nos han hecho un bien tremendo y sin las consolas no podríamos haber evolucionado en los videojuegos.
Sin embargo, la última generación nos ha hecho olvidarnos de los juegos para, simplemente, centrarnos en defender un producto porque nosotros lo hemos comprado y es nuestro, es nuestra decisión, es lo mejor y somos muy inteligentes por realizar esa compra.

Creo que alguna vez os he dicho que mi mejor amigo es usuario de Playstation. Ir a su casa era una fiesta. Siempre había algún juego nuevo del que presumir y quedar con él era la hostia. Recuerdo noches y noches en su casa jugando a decenas de títulos que ni por asomo tenía el PC, sobre todo en las dos primeras generaciones de la consola de Sony. ¡Qué gran época! Incluso yo acabé comprando aquellas dos consolas porque entre ellas y el PC es que no daba abasto. Fue algo legendario.

La última vez que fui a su casa me sentí hasta mal por él. Tenía cuatro juegos contados y, de hecho, su baza fue enseñarme sus logros en el Grand Theft Auto V Online. Y seamos serios de una vez, hablamos de un título que realmente pertenece a la anterior generación. ¿Y, según algunos, vivimos una gran etapa en las consolas? ¿Esa que -según dijeron en Sony- iba a ser mejor incluso que los PCs?


¿Conclusión? 
La moraleja a todo esto es que hago lo que quiero hacer. Quiero hablar de lo que sé y centrarme, sobre todo, en el PC. Creo que los usuarios de esta plataforma estamos siendo marginados y, dado que somos los pioneros y testers de los videojuegos, nos merecenos que alguien nos hable de lo que de verdad queremos o nos interesa ya que la "prensa especializada" no lo hace. Y es triste que tenga que hacerlo yo, pues sólo soy un humilde PCero entre millones, pero al menos mi conciencia está tranquila por hablar de lo que sé, no mentir al hacerlo y no venderme.

Y no quiero generar polémicas, de verdad, aunque hoy parezca lo contrario. Posiblemente este artículo sea el último que veréis de este estilo. Sé que eso vendería mucho y atraería a mi blog a numerosos jugadores. Pero como no tengo consola de última generación -y no me arrepiento, para qué negarlo- no voy a meterme en ese juego de criticarlas a ellas y a sus compradores para conseguir apoyos y visitas. No.

Quiero hablaros del PC, seriamente, como alguien que lo ama con toda su alma. Si no queréis saber sobre él no pasa nada, lo entiendo pues somos usuarios complicados. Pero si pensáis que este mundo puede interesaros -aunque yo no soy en absoluto el mejor y el más sabio (ando un poco lejos de eso)- creo que podría contaros, al menos, mis experiencias para ver que os parecen y distraeros un rato, pero siempre con la verdad por delante. Esa es mi única meta.



El escaparate

Escaparate Winter

Compra más barato en IG