^Volver arriba


Como ya de sobra sabréis, la red es una vasta jungla repleta de fauna muy diversa con la que debemos lidiar si queremos sobrevivir en el ciberespacio. A lo largo de estos años esa fauna ha ido floreciendo, aumentando y diversificándose hasta alcanzar cuotas las cuales pensábamos que no podrían superarse. Pero hace unos días me encontré con un tipo de habitante cibernético que no había visto hasta ahora. O tal vez no tan claramente como lo vi el otro día. A este nuevo tipo de entidades que paso a comentaros las voy a bautizar con el cariñoso nombre de Sonytrólicos.

¿Qué coño narices es eso de Sonytrólicos? ¿Una nueva familia de dibujos animados de serie B? No, dejad que os lo explique. Debido a que el espécimen es claramente un ser híbrido de otros tres conocidos habitantes locales de la red, el nombre se lo he dado basándome en que es una mutación proveniente de los Sonyers, los trolls y los usuarios electrónicos o bots.

Su primera secuencia de ADN es posiblemente la más confusa. Aunque evidentemente el individuo es un Sonyer, a día de hoy no está todavía muy claro si realmente se trata de un empleado de Sony, familiar de algún directivo, un mero fanboy de Playstation o el producto de una pedrada lanzada sin rumbo fijo que encontró su destino en la cabeza del zagal. Esta parte de su psique hará que defienda compulsivamente las videoconsolas Sony y aprovechará la inminente aparición de determinados videojuegos que piensa podrían dar un enorme espaldarazo a su empresa para intentar vendernos lo maravillosamente bien que se ve el producto bajo la Playstation 4. En algunos casos -como me ocurrió a mí en mi primer encuentro con estos personajes- podría ocurrir que intentase convenceros de la genialidad que es ver estos videojuegos bajo enormes televisores Full HD de 50". Recordad que Sony también vende estos artículos, de ahí su interés porque os obsesionéis con las pulgadas. Que os quedéis ciegos ya no entra dentro de su competencia y/o programación.

Pasemos ahora a su lado troll. Este es el más evidente. Lo primero que hará nuestro amigo será desvirtuar completamente el hilo de la conversación, respondiendo a cualquier cosa que le digáis usando su vena Sonyer para volver a comentar las lindezas de la Playstation 4 y poniendo a caldo a la Xbox One, aunque no venga a cuento. Para él es muy importante que seáis conscientes de que dicha videoconsola es el mal, una aberración informática que puede destruir el universo conocido y sin la cual todos seríamos más felices y podríamos vivir hasta los doscientos años. Esto ha de quedar muy claro; si en una misma frase no hay una ignominiosa comparativa entre Playstation 4 y Xbox One, el sujeto no es un Sonytrólico (aunque también podría tratarse de una variante más evolucionada no catalogada, aunque lo dudo).

No suele hacer comparaciones con el PC (lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible...), por lo tanto intentará escapar de las situaciones en las que se hable de dicha plataforma haciendo alguna leve referencia al precio de estos o bien afirmando de modo rápido y fugaz que los juegos de Playstation 4 se ven igual que los de PC en calidad ultra (...) para, después, volver a realizar odiosas comparaciones con la Xbox One, que es para lo que realmente ha sido programado.
No existen para él otras videoconsolas tales como la WiiU. Esto ha hecho sospechar a los expertos que el Sonytrólico podría bien ser algún tipo de experimento genético realizado por parte de Electronic Arts.
sonytrolico
Su parte electrónica o de bot le permite acompañar sus frases de manera fluida con multitud de cifras y estadísticas, generalmente falsas, para hipnotizar al descuidado lector y atraerlo poco a poco hacia su terreno y, así, convencer a la incauta presa de que hasta ahora su existencia no ha tenido sentido y de que no podrá continuar viviendo a menos que adquiera una flamante Playstation 4. Por norma general, la gente corriente suele evitar inmediatamente los ladrillos que escribe nada más verlos pero siempre hay algún consumidor despistado que aún podría no saber qué videoconsola comprarse. Esos sutiles ataques visuales basados en números y absurdas comparativas pueden influir notablemente en estas mentes dubitativas.

Estos personajes viven agazapados en la red y no suelen mostrarse públicamente a menos que, como ya os he comentado, la inminente aparición de algún videojuego para su consola (ya sea exclusivo o no) sea de extremado interés para ellos, por norma general para elevar las ventas de la misma. Su último ataque ha sido registrado tras la beta pública del Star Wars: Battlefront, un producto muy jugoso pues, además de que para no tener historia ni campaña individual costará una pasta, al ser sólo multijugador puede elevar enormemente las suscripciones a Playstation Plus.
No obstante, hay otros títulos en el punto de mira, tales como Fallout 4 o Rise of Tomb Raider, que pueden despertar de su letargo a los Sonytrólicos. Se prevé que, cuando este último sea lanzado en 2016 para Playstation 4, la guerra de comparaciones con la Xbox One y de descalificaciones hacia ella pueda incluso destruir el actual tejido espacio-temporal. Varios líderes mundiales ya han sido advertidos pero parece que aún no se ha tomado medida alguna para evitar esta catástrofe.

Para finalizar este documental, no me queda más que recomendaros extrema cautela si os encontráis con algún Sonytrólico en la red. Por favor, no tratéis de hacerlos frente y no los miréis a los ojos. Al más mínimo descuido os pueden volver gilipollas dejar catatónicos.
Y ya, para despedirme, os dejo una imagen de un Sonytrólico en acción. No la pongáis nunca al alcance de los niños.
sonytrolicos

El escaparate

Escaparate Winter

Compra más barato en IG