^Volver arriba


Un par de amigos me han preguntado por qué no puntúo los videojuegos de los cuales doy mi opinión. Una de las razones sería porque no deja de ser mi punto de vista. ¿Qué me capacita a mí antes que a vosotros para dar una nota a un producto? Se lo que me gusta y lo que no. De esa forma lo expreso e intento comunicarlo. A mí me parece mucho más interesante el poder explicaros cómo veo yo los juegos, pues tal vez esa perspectiva pueda de algún modo ayudar a los indecisos entre comprar un producto o no. Pero no deja de ser sino eso, un punto de vista entre muchos.

Otra de las razones podría ser que no creo en las notas tal y como las concibe la prensa. ¿Qué hace que un juego sea sobresaliente o mediocre? ¿La jugabilidad? ¿El precio? ¿Que esté traducido? Venga ya, por favor. A todos nos gustaría poder disfrutar de los videojuegos en nuestro idioma, a mí el primero, pero, bajarle la nota a uno porque no está en castellano es ridículo. Y por desgracia algunas revistas lo hacen.

¿Y qué me decís del sonido? Si un juego es malo pero tiene una banda sonora de diez, entonces, ¿qué pasa? ¿Le sube la media hasta convertir un producto de escasas cualidades en uno notable? O los gráficos. ¿Un juego al que no podemos parar de jugar hay que bajarle la nota porque sus gráficos son horrendos? Sinceramente, no creo que las tradicionales formas de puntuar los videojuegos ayuden realmente al jugador.

Por poneros un ejemplo muy simple; no hace mucho que la revista Micromanía le dio al Batman: Arkham Knight de PC la magnífica puntuación de un noventa y seis. Toma ya. Ésto en principio no llamaría demasiado la atención si no fuese porque el juego, antes incluso de recibir semejante puntuación, tuvo que ser retirado del mercado digital en esta plataforma por injugable debido a los numerosos fallos técnicos que tenía la conversión realizada desde las consolas a los compatibles. Seguro que su banda sonora es épica, la historia es increíble y los gráficos son de otro mundo. ¿De qué me vale todo eso si soy incapaz de jugar diez minutos seguidos por lo mal que va y porque nos saca al escritorio cada dos por tres?
micromaniaAdemás, a mí me puede gustar un determinado género de videojuegos que vosotros no tocaríais ni con un palo. Eso haría que ensalzase demasiado un producto simplemente porque se amolda a mis gustos, inflando la nota en determinados aspectos que tal vez realmente no sean tan buenos. Así que, aunque todos tenemos criterio para puntuar, lo cierto es que ese criterio puede verse alterado sin saberlo sólo porque el juego se ajusta a nuestros gustos. Eso sin hablar, naturalmente, de si recibimos pequeñas "comisiones" por parte de una compañía desarrolladora por aumentar un poco la nota de alguno de sus juegos para así darle una buena publicidad. Algo que siempre sucede en la "prensa especializada" y que, como comprenderéis, para mí anula totalmente una valoración de este estilo.

De modo que nada de notas. Me parece mucho más útil lo que podamos contar en un texto -aunque esto pueda ser más pesado de leer que un simple número- acerca de nuestras vivencias y experiencias, sobre todo si es algo negativo. ¿Por qué? Pues porque, si a pesar de lo malo que pueda tener un videojuego, realmente pensamos que sus fallos no son importantes para nuestra diversión con él, que podemos pasarlos por alto o que, simplemente, su estilo o duración se amolda a nuestras necesidades, entonces merecerá la pena darle una oportunidad y comprarlo.

Y he aquí lo que para mí es importante. No ya si comprarlo o no, sino si merece la pena pagar su precio por el contenido que nos ofrece. Creo que para los que amamos los videojuegos, además de los abueletes como yo que vivimos la terrible etapa de piratería en los años ochenta y que aniquiló a nuestras compañías, lo que nos interesa es que se venda mucho para que el mercado siga adelante y cada vez nos sorprendan con mejores títulos. Pero, eso sí, no a cualquier precio.

Todos los videojuegos (o casi todos) merecen su oportunidad ya que detrás de ellos siempre hay un esfuerzo creativo. Por lo tanto, creo que la mejor forma de puntuarlos es animar a comprarlos pero siempre dentro de lo aceptable dependiendo de su calidad, contenido y los buenos ratos que nos puedan hacer pasar. Un juego puede ser sobresaliente en muchos aspectos pero tal vez por contenido, por su historia o por su poca rejugabilidad sólo interesaría pagar diez euros por él. ¿Que luego a lo mejor no es tu estilo o tú crees que incluso el precio debia ser menor? De acuerdo, pero al menos no habremos sufrido el ya tan común engaño de pagar sesenta euros por algo que sí, que es bueno, pero que no se alarga más allá de cinco o diez horas. Creo que todos sabéis perfectamente lo que quiero decir y a dónde quiero llegar.

De modo que, para concluir, sólo deciros que nos os fiéis de las puntuaciones ni del humo que os vendan. Ni siquiera de mí, pues sólo soy otra opinión más. Leed las críticas de otros usuarios, pues es posible que algunos hayan visto cosas que otros han pasado por alto. Buscad vídeos con gameplays hechos por jugadores de verdad, nada de los que nos ofrecen los desarrolladores (¡pero tampoco destripéis enteros los juegos!) y entonces decidid si de verdad ese juego os interesa, si pagaríais lo que vale y, por su puesto, si es lo que nos están vendiendo.

El escaparate

Escaparate Winter

Compra más barato en IG