^Volver arriba


Recuerdo perfectamente que Civilization V no fue la primera opinión que hice (análisis o como queráis llamarlo) pero sí que fue el primer artículo que publiqué en esta web. Esto se debió, básicamente, a que gracias a él recordé por qué adoro tanto los videojuegos y me demostró, al igual que demuestran los míticos Hitchcock o Spielberg en el cine, que todo ya está inventado y que si las cosas de siempre funcionan es por algo, coño.

Heme pues, aquí y ahora, con el papelón de contaros si la nueva entrega del, reconozcámoslo, rey de la estrategia en PC (o rey de la estrategia a secas) cumple las expectativas o será devorado por la alargada sombra de su predecesor. Una tarea que no será fácil, pues ya sabéis que cuando hablamos de estos juegos no hay término medio; o nos quedamos cortos o hacemos una soporífera guía en vez de un análisis. A ver cómo os lo enfoco.

Para empezar os diré que el juego asienta claramente sus bases en Civilization V. Los que lo hayáis jugado entenderéis de lo que hablo y los que no, pues simplemente deciros que, bajo mi punto de vista, me parece el Civilization más completo de todos y uno de los mejores juegos de estrategia de la historia. Así como suena. Sé que la cuarta entrega fue magnífica y es reverenciada por una cantidad enorme de jugadores pero pienso que las novedades que trajo la quinta parte fueron un claro paso adelante. Os dejo un enlace a mi opinión sobre Civilization V a sabiendas de que esto puede parecer bastante pretencioso.

Dicho esto, comentaros que contaremos con la mayoría de opciones que tuvimos en el título anterior pero mejoradas. Por poneros un ejemplo, ahora la religión o la cultura son otras opciones reales para conseguir la victoria y para nada secundarias. Puedes ganar perfectamente una partida convirtiendo a todos a tus doctrinas y doy fe de que puede generar la misma frustación que perder Toledo ante la maldita Isabel de Inglaterra.
Civ6 Mapa
Olvidáos de ir creando aquello que tengamos disponible en nuestra ciudad hasta desbloquear todo y ganar con alguna de esas cosas. Ahora tendremos una ciudad principal (llamémosla palacio) y podremos construir en las casillas adyacentes nuestras maravillas o distritos. No podrás poner todo en cualquier lado (por ejemplo, no podrás construir las Pirámides en la selva) y nos obligará a seguir más alguna línea de acción concreta, pues el terreno es finito y deberemos jugar con él como si de una de nuestras unidades se tratase.

Y hablando de unidades, hay cambios importantes en este aspecto. El primero y del que os hablará todo el mundo son los constructores. Ahora te harán las cosas en un sólo turno pero a los tres desaparecerán, con lo cual olvídate de tener obrerillos dormidos por el mapa. Tendrás que ir creando obreros nuevos.

Pero lo importante no es eso, creedme. Resulta que, a día de hoy, sigo sin poder buscar mis unidades activas. Al principio pensé que se trataba de un fallo importante el juego. A medida que he jugado voy a arriesgarme a afirmar que está hecho adrede. Ahora tus unidades son valiosas. Suben de nivel, mejoran (aunque esto no es nuevo), aprovechan mejor el terreno y pueden escoltarse unas a otras. Esto signfica que cada una de tus unidades es valiosa, mucho, y cuidarlas nos da más ventajas que crear tres iguales y mandarlas ahí a morir, haciendo bulto mientras atacamos por otro lado. A día de hoy sigo sin tener claro que sea realmente así, pero es algo de lo que no te das cuentas hasta que juegas tus buenas partidas.

Lo mismo pasa con las ciudades. No puedo (o no sé) renombrarlas. Pensé que era otro fallo inexcusable en el juego pero, claro, a medida que vas avanzando te das cuenta de que eso no te importa tanto como sus ciudadanos y mantenerla estable y alegre. No obstante, es una tontería que podrían haber puesto de inicio, que no les costaba nada, hombre.

Otro de los cambios importantes es poder elegir nuestro sistema de gobierno y adecuarlo a nuestro gusto. Cada sistema nos dará una serie de ranuras (militares, comerciales, etc) que podremos ir llenando con lo que más nos interese. Por ejemplo, tú puedes tener una monarquía basada en el ataque y la producción de oro y/o unidades militares mientras que yo puedo tenerla basada en la defensa y el comercio exterior.
En definitiva, cada partida es totalmente diferente y cada civilización, a pesar de tener sus claras mecánicas (por ejemplo, Japón está más orientado al combate), es totalmente impredecible. La primera partida es un asco (o te crees que lo sabes todo o no sabes nada). A partir de ahí, olvídate de tu vida social.
Civ6 Politica
Me dejo un montón de cosas, la verdad. Podría seguir contando historias pero haría esta opinión monótona y aburrida. Al final perderíais el interés. Prefiero contaros sólo unas pequeñas minucias que os animen a jugar. Y, aunque el fuerte del juego es el juego en sí (valga la redundancia), me veo en la obligación de hablaros de dos cosas importantes: la banda sonora y los gráficos.

La banda sonora es ridículamente buena, así de claro. Es tan grandiosa que te ensimismará de principio a fin. Todos los Civilization han tenido grandes bandas sonoras pero, de verdad, esta es tan maravillosa que es incluso una parte más del juego. No entiendes un turno más si no está acompañado de su melodía. Y, creedme, cada civilización está cuidada al más mínimo detalle acompañada de su música. Escuchar, por ejemplo, como la música de España evoluciona a medida que lo hace tu país es una auténtica maravilla.

Me queda hablar de los gráficos, esos que han sido criticados por adquirir una apariencia más "cartoon".
En serio, esa crítica es un sinsentido. Aunque el juego pide bastante PC gráficamente en el caso de que queramos poner todas las opciones al máximo, su fuerte sigue siendo la estrategia (hasta en blanco y negro funcionaría) y los líderes políticos -con un estilo muy Pixar- se ve que están hechos para parecer simples marionetas en nuestras manos, dando a entender que lo que importa es el tablero de juego. He visto el juego tanto a 4K en una GTX 970 como a 1080p en una GTX 650 y, de verdad, es maravilloso.
Civ6 Felipe
¿Es, por tanto, el juego diez?
No. Igual que no creo que haya juegos de cero, no los hay de diez. En cuarenta años no he visto el juego perfecto. Además, un juego de diez debería llamar la atención de casi todo el espectro de jugadores y Civilization VI no veo que lo haga. Cualquier jugador de PC lo probará pero no creo que el resto de usuarios se compre un ordenador para jugarlo. No obstante, es magnífico, así de claro. Sabes que te dará doscientas horas de juego, incluso si no es tu género preferido. Siempre un maldito turno más, siempre.

¿Merece entonces la pena pagar cincuenta eurazos por el?
Si no te gusta la estrategia o nunca la has jugado, te diría que no pero con reservas. Creo que algo podrías encontrar en él incluso si no es tu estilo de juego. En caso de duda, yo le daría una oportunidad.

Si has probado la estrategia, entonces sí. Este juego engancha tanto a los jugadores de la estrategia más "hardcore" como a los más novatos en ella. Es uno de esos títulos que jugarás en su salida o cuando no haya otra cosa a la que jugar. De verdad, siempre habrá una excusa para echar "un turno más".


El escaparate

Escaparate Winter

Compra más barato en IG