^Volver arriba


Pongámonos primero en situación. Mira tú por donde que, precisamente yo, he soltado pestes en muchas ocasiones sobre Blizzard, la desarrolladora de la criatura. Me gustaron los Warcraft, el Diablo (el primero) y para de contar. Todos sus demás títulos me han dejado más indiferente que otra cosa a excepción del World of Warcarft, juego que he maldecido y criticado hasta la saciedad pues, con la tontería esa de que acercó los MMORPGs a todo el mundo y los hizo famosos con un producto más simple que el mecanismo de un chupete -muy alejado de los multijugadores masivos originales- siempre diré que se casi se carga el género y lo ha estancado durante prácticamente una década, provocando tristes imitaciones a cada cual peor.

Ahora se ha dado la vuelta a la tortilla y resulta que me tengo que tragar mis palabras, pues exactamente lo mismo -pero a la inversa- está ocurriendo con Overwatch. Se está acercando el género shooter a miles de usuarios que, al igual que yo, no eran muy amantes de pegar tiros.

Esto puede deberse a factores como que Overwatch cuenta con una notable casualización del género -con, por ejemplo, un claro aumento de las zonas de impacto para que no sea necesaria una puntería extrema-, que ha tomado cosas prestadas de grandes títulos como Quake, Counter Strike, Portal o Team Fortress 2 y las ha adaptado muy bien a este pequeño universo, o el uso de sus veintiún personajes, todos ellos muy diferentes entre sí -divididos en ataque, defensa, tanque y apoyo- y entre los cuales casi seguro que encontremos alguno que se ajuste a nuestros gustos, pudiendo incluso elegir un par de ellos con los que no necesitaremos pegar ni un sólo tiro si así lo deseamos.
overwatch new eleccion Eso y la magnífica historia que hay detrás de todos ellos de la que, por desgracia, tendremos que informarnos externamente vía Youtube o la misma página de Blizzard -creo que deberían haber incluido todo eso dentro del juego- pero que, a pesar de ello, da muchísima profundidad a nuestros héroes y villanos haciendo que sintamos a cada uno de ellos como un ser único y especial.

También es interesante estar atentos a las conversaciones que los personajes tienen entre sí, pues nos desvelarán muchas de las cosas que han pasado antes de llegar al momento actual o bien son indicadoras de sus relaciones personales.

Por otro lado, el juego se rige a la perfección por esa frase que seguro habréis oído en alguna ocasión de "fácil de manejar, difícil de dominar". A pesar de que no contaremos en ningún caso con más de cinco habilidades, la realidad es que son de sobra suficientes para poder llevar al límite a los personajes, amoldarlos a nuestro estilo de juego y llegar a ser un auténtico dolor de cabeza para nuestros adversarios, o ellos para nosotros.
Además, cada partida será un mundo y totalmente distinta de la anterior. Pueden darse cientos, miles de circunstancias diferentes que os harán sentir que cada enfrentamiento es totalmente único y, de hecho, lo será. Nunca, jamás, des nada por sentado en Overwatch.

Llegados a este punto tengo que hablaros de sus mapas, de sus vistosos y excelentes escenarios. Y no por la calidad de los mismos, su vistosidad o el buen gusto y el cariño con el que están diseñados -algo que os saltará a la vista nada más verlos-, sino porque se pueden considerar como una habilidad más de nuestros personajes. Aprendernos sus recovecos, sus puntos calientes y saber movernos por ellos será fundamental a la hora de disputar nuestras partidas y obtener ventaja sobre nuestros contrincantes. Unas auténticas delicias estratégicas y visuales perpetradas para nuestro disfrute y que en ningún momento llegan a cansarnos, algo que -como ocurre en otros juegos visualmente potentes como Ori and the Blind Forest- es primordial pues vamos a pasar horas y horas en esos mapas.

Al igual que nuestros héroes, los mapas son prácticamente otros personajes más dentro del juego que nos contarán de forma muy sutil lo que ha ocurrido en esos lugares e incluso nos desvelarán el futuro contenido que está aún por venir. No es broma. ¡Debéis estar atentos e investigar todo lo que podáis!
overwatch new decoradoEntrando en el apartado de la jugabilidad, la verdad es que para mi gusto es magnífica. Sí, aún hay que pulir cosas -como la zona de apuntado antes mencionada- o algún ligero desbalanceo, pero que no os engañen sobre esto último con falsas afirmaciones de personajes demasiado poderosos, pues la realidad es que el juego está diseñado con un sistema similar al del famoso "piedra-papel-tijera" y, por tanto, no podremos liquidar nosotros solos al equipo contrario. Necesitaremos indiscutiblemente la ayuda y cooperación de otros jugadores con sus diferentes héroes para compensar el equipo y llevarlo a buen puerto. Olvidaos, pues, de ir disparando a todo lo que se mueva y creeros los reyes del shooter porque Overwatch no funciona así. Tendréis que colaborar y crear estrategias siendo esto, además, lo más bonito del juego.

Las partidas son rápidas y trepidantes. No suelen durar más de diez minutos, lo que hace que siempre encuentres tiempo para echar una partida antes de irte a trabajar o a estudiar. Pero, cuidado, porque son extremadamente adictivas y descubriréis que eso de "sólo una partida más" ya no es exclusivo de juegos como los Civilization y os puede llevar a la ruina.

Eso sí, no os olvidéis de poner vuestro graffiti personalizado (podremos conseguir muchos dentro del juego) en la puerta de salida antes de comenzar una partida. Son de esas cosas que no sabes cómo han empezado pero que ya se han convertido en una seña de identidad del juego y en todo un ritual de buena suerte por parte de los jugadores antes de comenzar sus disputas. Lo cierto es que -aunque es inevitable encontrarse algún cafre suelto- la comunidad de Overwatch es madura, amigable y se respira un gran ambiente de cordialidad. ¡Ojalá que dure!
overwatch zarya
El apartado sonoro de Overwatch, aparte de magnífico y con una banda sonora que no os podréis quitar de la cabeza, es importantísimo para poder jugar en condiciones. Podremos saber si se nos acerca un enemigo o a qué distancia está de nosotros gracias -por ejemplo- a sus pasos, teniendo además cada héroe los suyos propios y característicos. Por no hablar de que será vital escuchar al enemigo para saber cuándo va a usar su habilidad especial y así poder protegernos de ella.

El doblaje al castellano es sensacional, así de claro. Podremos incluso reconocer voces famosas como la de nuestro querido Ramón Langa (el actor que dobla a Bruce Willis) y las traducciones están correctamente amoldadas a nuestra lengua, usando perfectamente modismos o frases hechas y sin dar en ningún momento la sensación de que algo ha sido forzado o traducido en Google. Además, se han omitido los acentos de cada personaje, lo cual os puede parecer una aberración pero, creedme, así se evitan estúpidos estereotipos idiomáticos que podrían haber emborronado el trabajo de doblaje o convertirlo en una parodia.

Lo único que mejoraría en este apartado es que, en el doblaje anglosajón original, los héroes al usar su habilidad máxima especial unas veces la gritan en inglés y otras en el idioma propio de cada personaje (japonés, por ejemplo, en el caso de Hanzo o alemán en el de Mercy) y eso creo que también hubiese quedado de fábula en español y le daría más personalidad aún a los personajes. Ojalá lo implementen en el futuro.
overwatch sonidoToca ahora hablar de sus puntos débiles y de las cosas que menos me han convencido. Para mi gusto no son muchas, la verdad,  pero es necesario comentarlas y la más importante es que, claramente, el juego podría o debería tener más contenido.

Vamos a ver, es cierto que cada partida es -como os decía más arriba- única, diferente y que nos viciaremos lo que no está escrito pero, aún así, se echan en falta más modos de juego pues ahora mismo sólo tiene dos: escoltar/defender la carga o bien capturar/mantener un punto. Tres si contamos el modo trifulca, el cual es cada semana distinto y nos ofrece partidas con unas reglas locas y especiales.

Por ejemplo, un clásico como el de capturar la bandera podría haber estado de inicio y no está. Y aunque pronto llegará el modo competitivo y Blizzard ha anunciado por activa y por pasiva que irán introduciendo más modos de juegos, mapas y personajes -además gratuitamente, sin pagar ni un euro más- eso no quita que lo que ofrece el juego de inicio sea demasiado ajustado o incluso escaso. No obstante, en defensa de Overwatch hay que decir que Blizzard nunca ha mentido o escondido información y desde el principio sabíamos perfectamente lo que tendríamos si comprábamos el producto en su salida.

Algo que ha de ser corregido también -aunque ya han anunciado que lo harán en breve- es el "matchmaking", pues actualmente es bastante cuestionable, pudiéndote encontrar con jugadores que te barrerán de la partida en cuestión de segundos o bien con gente que aún no domina demasiado sus personajes o el escenario.

Por otro lado, algunos jugadores han reportado problemas de lag o de tickrate, lo que hace básicamente que -debido al refresco del servidor en la partida- mueras pensando que estabas a cubierto cuando, en realidad, no lo estabas aún y el jugador enemigo te veía perfectamente cuando te alcanzó con su disparo. Yo personalmente no he sufrido nada de esto, pero es algo que se comenta en los foros oficiales y creí necesario mencionarlo.
overwatch new graffitisLlegamos finalmente al punto caliente de Overwatch y el que más polémica parece estar suscitando, aunque ya os adelanto que yo no voy a entrar en ella. ¿Vale el precio que cuesta? ¿Merece la pena comprarlo?

Pues hombre, en teoría, cuarenta euros que cuesta en PC no es caro si lo comparamos con el resto de títulos del mercado y que, en el momento que os escribo esto, llevo jugadas la friolera de ochenta horas en las dos semanas de vida que tiene Overwatch. No sólo creo que lo he amortizado de sobra sino que, además, tiene toda la pinta de que éste va a ser mi juego online de cabecera durante mucho tiempo. Además, me parece una obra maestra de la diversión y la jugabilidad con un apartado visual digno de la mismísima Pixar.

Sin embargo, hablamos de un producto que es sólo online y no tiene actualmente un modo campaña o una profundidad digamos "palpable" más allá de los vídeos o cómics que Blizzard nos ofrece, lo cual puede hacer sentir a otros jugadores que ese dinero no será, para nada, bien invertido. Ahí no me meto y, sinceramente, creo que en este aspecto todo el mundo tiene una buena razón para comprarlo o dejar de hacerlo, así de claro.

Pero, como ya sabéis, me gusta mojarme y también lo voy a hacer en esta ocasión. Mi recomendación es que lo juguéis. Por favor, jugadlo aunque no os gusten los shooters porque os va a sorprender muchísimo. Pero si no lo tenéis claro no dudéis en esperar sin remordimientos un poco a que baje de precio, a unos treinta euros (que ya sería algo más aceptable) o a que implementen más contenido. 

Sea como sea, a mí particularmente me ha parecido un regreso a la diversión y a la adrenalina más primigenia, a lo que de verdad nos enamora y nos vicia de los videojuegos. Para mí ha sido la gran sorpresa del año y me siento realmente afortunado de haberla descubierto.


Recuerda que puedes ver un pequeño gameplay del juego en mi canal de Youtube.

 

El escaparate

Escaparate Winter

Compra más barato en IG