^Volver arriba


Aprovechando que, en breve, va a aparecer la primera expansión de Guild Wars 2, no me parece mala idea realizar un análisis sorpresa sobre él. A fin de cuentas, a día de hoy sigue vigente y es la segunda parte del juego que, posiblemente, más me haya sorprendido en el género de los MMORPGs (si obviamos a Ultima Online, claro). De hecho, esto me acaba de dar una pequeña idea; una sección a la que podría llamar "el retro-análisis" y que hable de videojuegos que anden entre medias de lo antiguo y lo actual.

Pero voy a dejar de divagar, que al final siempre me pasa lo mismo, y hablemos de Guild Wars 2. Y para ello no me queda más remedio que decir que, el gran, principal, fundamental y evidente problema que tiene el juego es que viene de Guild Wars. Los que hayan jugado a la primera parte me habrán entendido en seguida y los que no, ahora entenderéis el por qué de ese "retro-análisis" que se me ha ocurrido y que debería hacer, al menos de ese juego. Por tanto, me va a costar horrores intentar daros mi opinión del Guild Wars 2 como si jamás hubiese jugado al primero.

Lo que inicialmente llama la atención es que, en contra de los juegos online más populares, el Guild Wars 2 es cooperativo en vez de competitivo. Esto significa, para que os hagáis una idea, que si estáis matando al mega-jefe de la muerte, pasa un jugador y se pone a pegarlo, no os va a quitar la experiencia ni el botín. Posiblemente os va a salvar el culo (así como suena), vais a ganar experiencia los dos y vais a poder saquearlo también los dos. Y es que en combate todos los jugadores serán premiados dependiendo de su contribución. Esto hace que el juego sea bastante apto para gente con poco tiempo de juego, pues no hará falta que pierdan tiempo buscando grupo, podrán sentirse útiles y parte de un mundo dinámico.
gw2 cristalHablemos ahora del combate pues, he aquí uno de los problemas que veo. No me malinterpretéis, es muy sencillo, ágil y dínamico. Podéis cambiar de arma luchando y, por ejemplo, pasar de ser un tanque a ser un personaje con daño a distancia pulsando una sola tecla. Sí, metidos en los fregados es muy bonito (y útil) pero el problema es que, incluso pudiendo realizar todo esto, te sientes un poco encasillado, como si los personajes no estuvieran desarrollados en cuestión de habilidades todo cuanto deberían. En el Guild Wars original un elementalista podía hacer de curandero o echar maldiciones como un nigromante. Aquí no. Y aunque he dicho que intentaría hablar del juego sin compararlo con el primero, no hace falta haberlo jugado para darse cuenta de que algo le está faltando. Y eso que a mí me parece muy potente, no nos engañemos. Pero esa sensación siempre estará ahí.

Vayamos ahora a la historia. Me ha parecido un poco insulsa, la verdad. Empieza de forma prometedara, como si cada cual fuese a tener la suya propia, pero es un espejismo que se desvanece pronto. Y aunque nos vamos a encontrar con momentos espectaculares, no dejan de ser sólo eso. Por norma general acaberemos dejándola temporalmente a un lado en favor de las misiones de cada zona que, aunque muchas veces parecen tonterías, nos sirven para explicar muy bien lo que pasa por el mundo. Esas y los eventos dinámicos, que suelen ser bastante interesantes.

Estos eventos son misiones que aparecen cada cierto tiempo por el mapa, desde acompañar a unos comerciantes hasta matar a un mega-jefe. Suelen ser adictivos y variados, tanto que en seguida te apetece hacerlos. E igual que a ti, a muchas otras personas. Es normal ver aparecer jugadores cuales setas en los eventos. Y te aconsejo que permanezcas a su lado. En este juego cuidarán bien de ti. La comunidad en Guild Wars 2 es realmente buena. Raro es que no aparezca alguien para ayudarte o para resucitarte en combate.
gw2 eventoEl PvP o jugador contra jugador es otra de esas cosas que, al menos en el inicio, flojeaba bastante. Las clases estaban muy descompensadas y, aunque tiene opciones interesantes como el mundo contra mundo, a mí me aburrió prácticamente en seguida. En cuanto aparece una clase que destaca por encima de las demás suelo salir despavorido. Así que, como comprenderéis, me cuesta bastante encontrar un juego con un buen PvP. Llegados a este punto tengo que volver a compararlo con el del primer Guild Wars, que tuvo uno de los mejores jugador contra jugador vistos en el género. Costaba muchísimo salir de él. Aquí ocurre todo lo contrario. También es cierto que hace ya mucho que no lo practico. Espero por lo tanto que lo hayan arreglado un poco.

Para acabar con la notas negativas he de mencionar las mazmorras. La idea en sí en buena, de nuevo todos cooperando con roles más dinámicos o menos especificos donde podamos divertirnos siendo lo que sea nuestro personaje. El gran problema es que intentaron evitar la santísima trinidad (tanque, daño y cura) sin conseguirlo. Los combates en las mazmorras son caóticos (por lo general se resuelven haciendo pelota en una esquina) y nadie sabe muy bien qué hacer. Al final se han ido descubriendo tácticas pero eso no quita que, de inicio, no sepas cómo llevar a tu personaje. Además, las recompensas suelen ser ropa más o menos chula, lo cual a mí me gusta (me encanta), pero el jugador medio no entiende que le den ropa de color sin más por terminar una caótica instancia de una hora.

A pesar de sus limitaciones y notas negativas, es de los pocos juegos que se atrevió a no ser un clon más. Además de lo ya comentado, descubriréis un mapeado gigantesco, mundos enteros bajo el agua (también con sus misiones) y un sistema de Free to Play realmente aceptable, pues todo lo que hay a la venta en la tienda es estético (exceptuando las clásicas compras para poder aumentar el inventario o las ranuras para la creación de personajes) y a lo que debemos añadir que cada zona tiene una serie de logros que nos ayudarán a mejorar nuestro personaje y a conseguir interesantes recompensas. Eso sí, necesitaréis de toda vuestra habilidad porque los saltos entre plataformas estarán a la orden del día. ¡Que no se os olvide pasar por la mítca Vacapulta!
gw2 mapaPara concluir sólo queda decir que, incluso cuando apareció y había que pagar por él, consideré el dinero amortizado. Es cierto que tras un par de meses se te puede hacer repetitivo pero también es cierto que durante ese tiempo se disfruta bastante. Ahora además, con la inminente salida de su expansión, el Guild Wars 2 es gratuito. Podéis jugar sin tener que comprarlo. Y lo cierto es que su calidad lo convierte posiblemente en el mejor Free to Play del mercado, el más apto para todo tipo de jugadores y además en español. Pero, si decidís jugar a Hearth of Thorns, entonces tendréis que pagar cincuenta euros. Eso sí, el paquete incluirá tanto el juego original como la expansión. Una decisión que no entiendo, pues lo normal hubiese sido poder comprar esta última aparte. No obstante, en cuanto llegue a mis manos intentaré daros mi opinión sobre ella.



Recuerda que puedes ver un pequeño gameplay del juego en mi canal de YouTube.

 

El escaparate

Escaparate Winter

Compra más barato en IG