^Volver arriba


Me encuentro ante uno de esos pocos títulos que no sé muy bien cómo definirlo. Si lo buscáis en Steam descubriréis que tiene asignadas unas veinte etiquetas que lo describen y todas ellas acertadas. ¿Es un juego de rol? ¿De estrategia? ¿Un Hack & Slash? ¿Narrativo? Lo cierto es que bebe de algún modo de todo eso y crea un producto único que no suele dejar indiferente. O te gusta o no, o te engancha o no. No creo que haya un término medio cuando hablamos de Transistor.

Pero centrémonos y vayamos por partes, como dijo Jack el Destripador. Lo primero que nos llamará la atención es, indudablemente, su estética. Se trata de un título visualmente muy cuidado, en donde se nota que cada escenario ha sido creado con mucho cariño, probablemente siguiendo meticulosamente sus diseños de concepto. Además, aunque es de claro estilo Cyberpunk, el juego nos ofrece un mundo isométrico muy colorista y desenfadado, alejándose de las frías creaciones que, por norma general, han acompañado y definido al subgénero, creando así un universo y un entorno que para mí funciona muy bien y le da un estilo muy personal y propio.
transistor 1
Pasemos ahora a la historia, la cual podría definir como minimalista y de la que nos iremos enterando muy poco a poco a medida que avancemos en el juego gracias a varios terminales que iremos encontrando en los escenarios y, sobre todo, por los comentarios de la Transistor, la enorme espada que nos acompaña a lo largo de toda nuestra aventura. Me atrevería incluso a decir que cada cosa de la que nos habla es importante y, al final, nos servirá para poder unir los hilos y entender lo que está pasando. Y no quiero contaros más, pues merece la pena descubrir la historia por uno mismo y además no os dejará impasibles.

Hablemos ya del juego en sí, que es lo que más nos interesa. Comentaros que, de inicio, es posible que os ocurra lo mismo que a mí, que lo veáis como una especie de Action RPG en donde iremos acabando con los enemigos usando las habilidades que tenemos y, en todo caso, pausando el tiempo y usando el sistema de turnos que tiene para escapar de situaciones complicadas. Ésto puede ser válido al principio pero, a medida que avancemos, descubriremos que el juego se basa precisamente en usar esas pausas y turnos para planificar la estrategia a seguir y los golpes más adecuados para esquivar y acabar con nuestros enemigos y que, si no lo hacemos de esta forma, llegará un momento que no podremos seguir adelante debido a la dificultad que nos plantearán los escenarios, que no están diseñados para simplemente moverse y usar habilidades.

Todo este sistema de combate puede parecer un poco raro al principio pero, a medida que juguemos, descubriremos que es bastante interesante e incluso relajante pues, a pesar de tratarse de un juego en el que tenemos que eliminar a muchos enemigos, lo cierto es que está planteado de tal modo que consigue no agobiarnos en absoluto. Además, contaremos con puertas traseras que nos conducirán a lo que definiría como un lugar fuera de la red en donde podremos guardar nuestra partida (aunque hay más lugares para esto), descansar un poco, entrenar el combate y ganar una muy buena experiencia adicional. Va a ser aquí en donde realmente aprenderemos a jugar para después poder desenvolvernos por los escenarios.
transistor 2
A todo esto hay que sumarle que las habilidades que vayamos adquiriendo podrán usarse individualmente o combinarse entre sí para conseguir más daño o bien distintos efectos adicionales, lo que hace que no haya una sola forma para resolver las situaciones, sino varias según lo que a nosotros nos parezca más útil o que se amolda mejor a nuestro estilo. También he de comentar que estas habilidades se irán desactivando si nuestra vida llega a cero,  con lo cual no moriremos nunca de primeras. Al poder tener equipadas cuatro habilidades (sin contar sus modificaciones) tendremos también cuatro oportunidades de seguir con vida antes de tener que reiniciar el escenario aunque, eso sí, con mayor dificultad al contar con menos recursos con los que lidiar a los enemigos. Pero no os preocupéis porque al final ninguna habilidad se pierde. Una vez acabado un escenario podremos recuperarlas usando las células regeneradoras que logremos en posteriores combates. Todo esto hará que tengamos que variar mucho nuestras combinaciones y que resulte complicado afrontar dos escenarios seguidos con las mismas habilidades.

Otra cosa interesante que encontraremos en el juego son los inhibidores que, al igual que las habilidades, los conseguiremos cuando subamos de nivel. Lo que hacen básicamente es limitar de una forma u otra a estas últimas, pudiendo así aumentar nosotros mismos la dificultad tanto como queramos. Y os aseguro que se notan bastante. Con lo cual, si el juego nos ha gustado, siempre podremos rejugarlo usando estos inhibidores y plantearnos retos mayores.

Esto me lleva a uno de los puntos no tan positivos del juego y es que se trata de un título corto, de no más de unas diez horas de duración en condiciones normales. Y me refiero a esto como algo "no tan positivo" porque tampoco creo que sea negativo. Si el juego nos ha gustado siempre se puede rejugar con los citados inhibidores o usando nuevas habilidades y, si no nos ha gustado tanto como para eso, pues creo que la duración deja al jugador bastante satisfecho, pues tampoco se hace muy pesado.
Lo que sí consideraría como un punto negativo son los tipos de enemigos que, para mi gusto, son muy pocos. Algunos muy tocanarices, eso sí, pero escasos en variedad, todo hay que decirlo. Se echan de menos algunos más.
transistor 3No quiero acabar esta opinión sin hablaros de la banda sonora, que ya se me olvidaba. Es realmente buena pero, lo que le da ese toque tan original y la hace mejor aún es que podremos en cualquier momento (siempre fuera de combate, eso sí) hacer que Red, nuestra protagonista, tararee la música que está sonando consiguiendo así que el jugador también interactúe con el juego en este apartado y deleitándonos con muy buenos momentos musicales.

Dicho entonces todo esto, ¿vale Transistor los casi veinte euros que cuesta en Steam? Sinceramente chicos, no lo sé. Es un juego muy original, diferente, y creo que depende mucho de los gustos de cada uno. A mí me ha sorprendido y he de admitir que la sensación que me queda es que, cuando lo compré de oferta por unos doce euros, pagué lo justo por el producto. A pesar de que lo veo un juego muy bueno e interesante, no creo hubiese pagado más por él. Tal vez algunos penséis que debería valer algo menos, otros que algo más... en esta ocasión me temo que os tengo que dejar como estabais. Mi consejo es que lo juzguéis viendo primero algunos gameplays y, a partir de ahí, lo valoréis según vuestro criterio porque es un producto distinto a la mayoría. Es lo que pasa con los juegos innovadores... sólo el tiempo dirá. Eso sí, como ya os comenté al principio, no os dejará indiferentes.


Recuerda que puedes ver un pequeño gameplay del juego en mi canal de YouTube.

El escaparate

Escaparate Winter

Compra más barato en IG