^Volver arriba


Creo que es interesante y no está de más realizar un artículo sobre las placas base (o placas madre para aquellos que me leéis desde América) porque, aparte de ser un componente vital en cualquier PC y sin el cual ninguno podría funcionar, hay además bastante desconocimiento y existen varios mitos sobre ellas recorriendo la red e, incluso a veces, las llamadas revistas especializadas.

Una de las mentiras más extendidas que circulan por ahí es que cuanto más dinero nos gastemos en nuestra placa base mejor rendimiento conseguiremos. He llegado incluso a leer que si queremos aumentar los fotogramas por segundo de nuestros juegos debemos comprar una buena placa gaming. El que dijo aquello no sólo debió quedarse más ancho que largo, sino que además aún sigue en busca y captura para ser adecuadamente ajusticiado por soltar semejante falacia.

Una placa base es, simplemente, el lugar en donde conectaremos el resto de componentes del PC, ni más ni menos. Dependiendo de las características de la placa podremos conectar unos u otros, más o menos cosas, pero nada mucho más allá de eso. Y aunque sí es cierto que hay algunos casos en los que una placa base puede ayudarnos, por ejemplo, a mejorar ciertas tareas como el SLI o el Crossfire (el uso simultáneo de varias tarjetas gráficas idénticas dependiendo de si son de Nvidia o AMD), estas situaciones realmente son las menos y no es lo común.

Aclarado esto, voy a intentar entonces ayudaros a que podáis elegir vuestra placa base sin morir en el intento y sin que os cuenten milongas.


Zócalo y tamaño de la placa
Lo primero de todo debemos elegir una placa que admita el procesador que queremos poner en ella. Esto es tan sencillo como que si queremos poner, por ejemplo, un Intel de socket 1150 o un AMD de socket AM3+ debemos elegir una placa que contenga el zócalo que nos interesa. Hasta aquí nada nuevo bajo el sol.
Una vez elegida la placa por el mencionado zócalo es cuando comienza la tarea de ir filtrando productos según lo que vayamos o no vayamos a necesitar. ¡Lo divertido!

placas base 1

Hablemos del tamaño, el cual aquí sí que importa. Dependiendo de si queremos un PC que abulte más o menos tendremos que buscar una placa que sea ATX (llamémosla normal), Micro-ATX (pequeña) o Mini-ITX (muy pequeña, tamaño videoconsola por así decirlo). Hay más tamaños aparte de esos tres pero los que os he nombrado son los más comunes y usados. Tened en cuenta que cuanto más reducida sea la placa menos componentes podremos poner en ella. Es, por tanto, muy importante que tengáis muy claro este aspecto para luego no llevaros sorpresas desagradables. Un PC del tamaño de una Playstation 4 es muy cómodo y bonito pero también tiene sus limitaciones, como que no podréis ponerle determinadas tarjetas gráficas (dando por hecho que la caja elegida será también de tamaño reducido), determinada cantidad de memoria RAM o incluso componentes adicionales PCI como tarjetas de sonido, de red o Wi-Fi.


Eligiendo placa para nuestra memoria RAM
Pasemos a la memoria RAM. ¿Cuánta memoria quieres tener? ¿Crees que la aumentarás a corto o medio plazo?
Estas preguntas son vitales ya que tendremos que elegir una placa que se ajuste a la memoria que queremos y de qué tipo la queremos. Hay placas que sólo admiten un determinado número de gigabytes de memoria, de modo que tened cuidado de no elegir una que sólo admita, por ejemplo, hasta 32Gb si vuestra intención es poner más que eso.

Por otro lado, debe admitir el tipo de RAM que queremos. Como es lógico, si queremos usar memoria DDR4 hemos de elegir una placa que la soporte, así como la velocidad de reloj que queramos que tengan nuestros módulos. De nada nos vale comprar unos módulos DDR4 a 2800Mhz si nuestra placa y -¡ojo, muy importante!- nuestro procesador sólo admiten hasta 2100Mhz.

Debemos también tener en cuenta si pensamos ampliar la memoria en un futuro no muy lejano. Si este fuese el caso, sería interesante comprar una placa que tenga cuatro ranuras para colocar la RAM. De ese modo, podríamos adquirir módulos adicionales para que se sumen a los que ya tenemos en vez de tener que comprar unos nuevos mejores, lo cual haría que los viejos quedasen inservibles y que la ampliación nos saliese más cara.
Pero si crees que no vas a necesitar más memoria en muchos años, con dos ranuras será suficiente.
placas base 2
Para acabar con este apartado hablaremos del dual channel o doble canal, algo que cualquier entendidillo te dirá que tu placa debe siempre tener para sacarle mejor rendimiento a todo. Otro de esos mitos que vamos a tumbar aquí y ahora.

Aparte de que ya prácticamente todas las placas base lo tienen, el doble canal nos permite tener acceso a dos módulos diferentes de memoria a la vez (a bloques de 128 bits en lugar de a los 64 clásicos), lo que pasa es que esta característica y su mejora de rendimiento sólo es perceptible si tenemos un buen procesador pero muy poca memoria RAM (algo que ya raramente ocurre, pues los PC se montan para que haya una compensación en este sentido) o si no tenemos una tarjeta gráfica dedicada.

Si el dispositivo gráfico que usamos es el que viene integrado en la misma placa, es entonces cuando nos viene de perlas esta tecnología ya que, al no poseer el mencionado dispositivo la suya propia, la placa tirará de la memoria RAM que tengamos y del doble canal para que los gráficos usen un módulo y el sistema otro.

En resumen, que si vas a tener una cantidad normal y decente de memoria o te vas a comprar una tarjeta gráfica dedicada no vas a notar el doble canal. Tampoco hará que tus vídeos se conviertan de formato AVI a MP4 en la mitad de tiempo. Aún así, como digo, rara es la placa que no lo traiga a día de hoy.


Cosas adicionales a tener en cuenta en nuestra placa
Aunque lo más importante a la hora de elegir la placa es el tamaño de la misma, el zócalo del procesador y el tipo o cantidad de memoria que queramos tener, hay algunas otras cosas que la mayoría de los usuarios no tienen en cuenta de inicio, lo cual hace que más adelante tengan que sobrecargar los puertos USB porque no pueden conectar algunas cosas internamente en la placa.

Por ejemplo, si eres un fanático del sonido y no te gusta el que viene integrado en la placa debes elegir una que tenga ranuras PCI para poder conectar la tarjeta de sonido. A menos que compres una que sea USB, claro.
Si lo que quieres es montarte un PC del tamaño de una videoconsola has de tener en cuenta que es posible que en una placa Mini-ITX tampoco puedas conectar tarjetas bluetooth o Wi-Fi (muchas no traen las antes mencionadas ranuras PCI), de modo que necesitas que tu placa traiga esas características ya integradas.

Ahora que está tan de moda la realidad virtual o simplemente eres de los que vas a conectar varios discos externos, recuerda que lo idóneo es comprar placas que nos ofrezcan todos los puertos USB 3.0 posibles. Menciono lo de la realidad virtual porque todo el mundo se fija en la tarjeta gráfica que necesita esta tecnología y, sin embargo, nadie parece darse cuenta de que las Oculus Rift nos piden tres de estos puertos. No quiero ni pensar la cara que se le puede quedar a más de uno tras gastarse sus ahorros en este aparato para, después, comprobar que no puede usarlo debido a que le faltan puertos USB 3.0.

Ni que decir tiene que si quieres usar varias tarjetas gráficas simultáneamente necesitas una placa que cuente con varias ranuras PCI-Express 3.0, que son las que usan las tarjetas gráficas actuales. No las confundamos con las ranuras PCI o PCIe normales de otros periféricos.
placas base 3

Como veis, las placas base no mejoran realmente nuestro rendimiento ni harán que veamos todos los juegos a incontables fotogramas por segundo. Lo que realmente nos ofrecen es que podamos conectar los componentes deseados y la posibilidad de que nuestro PC cuente con más o menos de ellos. Esto es lo que las suele abaratar o encarecer por normal general.
Cierto es que algunos fabricantes nos intentan engañar y nos venden como gaming algo que realmente tampoco nos va a ofrecer una mejora en ese sentido pero, ahora que ya sabéis cómo empezar a elegir vuestras placas bases, espero que eso no siga ocurriendo.


El escaparate

Escaparate Winter

Compra más barato en IG